4 de noviembre de 2014

El barco fantasma

Le pega en el pecho la ola furiosa
al barco fantasma que vá...

Remonta montañas de agua marina
sin miedo al tifón o la soledad...

Oleadas abajo lo lleva la furia
una astilla perdida es lo que es...

Ni soles ni estrellas que guíen su ruta,
en la tormenta, el barco vá...

Su océano eterno, no espera ni un puerto
o al fin del mundo caer...

Solo cruzar la tormenta perpetua
oírlo todo, ver y ser...