24 de noviembre de 2015

Fiebre

Sí, sí... Otra vez ataca.
Esta fiebre efervescente
que fulminando de un explosivo golpe
todo resto de brillante fugacidad,
transforma todo en tenso aburrimiento gris.

Y mientras veo como lentamente
surge un brote de apestoso hedor,
me defiendo con este tedioso espasmo
de negro centellar.

Es entonces que agobiado
dejo caer mis brazos y mi ánimo,
resoplo y apago la luz.